Claudio Nast califica como “desastre mayor” atención del Norwegian Sun en Valparaíso ¿Encontraste un error? Avísanos

Por Joan Hidalgo/Andrés Orrego


El gerente general de Destination Managment Chile (DMC), Claudio Nast, calificó como “desastre mayor” la operativa del Norwegian Sun. La nave debió ser atendida mediante lanchas tender para el desembarco de 1.700 cruceristas, en su mayoría de la tercera edad, mientras que el equipaje -incluso- se descargó hacia remolcadores que trasladaron las valijas al sector del varadero en Terminal Cerros de Valparaíso.

La situación, según la primera información emitida por la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV), se debió a que la nave no estaba considerada para esta fecha en el itinerario 2016-2017. Por lo anterior, el buque coincidió con el remate de la nave MOL Paradise que tenía una ventana de 40 horas para realizar carga y descarga de 2.450 contenedores en el frente de atraque número 1 de TPS, único habilitado para recibir una nave del tamaño del Norwegian Sun.

El buque de pasajeros debió, a raíz de esta operatoria que se adelantó en unas ocho horas, esperar hasta cerca de las 13.30 horas para amarrar en el Terminal 1, ya que las naves de turismo no tienen prioridad para atracar en los sitios 1, 2 y 3 del concesionario.

“TPS no le está dando prioridad a los cruceros sino que a los contratos que tiene con los buques de carga. Eso generó que con el Norwegian Sun no tuviésemos sitio hasta aproximadamente las 13:30 horas”, dijo Nast.

Nast explicó que “eso significó que el barco tuvo que quedarse a la gira, bajar a los pasajeros por tenders y las maletas, que son el mayor problema, tuvimos que bajarlas con remolcadores. Por lo tanto tenemos un desastre mayor porque los pasajeros están perdiendo sus vuelos, están esperando entre dos y tres horas para conseguir sus maletas para llegar a sus destinos, los tours ya los perdieron”.

Bloqueos

Nast también se refirió a la amenaza hecha hace algunos días por los trabajadores portuarios que aseguraron que, de no mediar acuerdo por el conflicto de las cargas limpias, volverían a bloquear a los cruceros, tal como ocurrió el pasado 15 de febrero con el Crown Princess y el Costa Luminosa. 

“Adicionalmente, tenemos la alarma de que trabajadores de TPS, por no llegar a acuerdos en la negociación con Puerto Valparaíso, van a seguir con las movilizaciones, lo que significa que en cualquier momento ellos decidan tomarse la interzona del Muelle Prat y provocar un desastre mayor”, señaló.

“Todo esto genera una incertidumbre enorme sobre el futuro de Valparaíso, entonces estoy más claro que nunca que las compañías navieras nos van a pedir explicaciones o nos dirán no podemos seguir trabajando con un puerto que no nos garantiza que tenemos sitios de atraque o que nos cobra el triple por tener que adelantar un buque de carga con turnos adicionales”, agregó.

Aumento de tarifas 

El ejecutivo también se refirió a la intención de Terminal Pacífico Sur de aumentar las tarifas a los pasajeros, lo cual fue notificado a la Empresa Portuaria de Valparaíso por parte del concesionario del T1.

“TPS, según lo que sé, pretende subir las tarifas de 30 a 60 dólares, lo que es decir ‘no los queremos, váyanse de aquí'”, afirmó.

“Entonces cuando estemos buscando alternativas y tengamos que irnos a San Antonio. San Antonio va a negociar con las navieras y los agentes portuarios, y Valparaíso se va a quedar sin barcos; el puerto patrimonial más importante de Chile, la joya del pacífico sin barcos, porque tenemos un concesionario que piensa que son los únicos que tienen derecho a decidir sobre el negocio”, añadió.

Reglas claras

Nast acusó que el Estado no ha puesto reglas claras para abordar a la industria del turismo y evitar que este nicho de desarrollo tenga contratiempos.

“El Estado se ha equivocado enormemente en no poner reglas claras, si el turismo efectivamente es uno de los sectores de la economía más importantes, de lo que cualquier país en el mundo se preocupa, porque nosotros no nos preocupamos por ello, porque no conversan las bases para llegar a un nuevo trato, en el cuál de alguna forma el turismo tenga la prioridad”, sostuvo.

Según pudo constatar PortalPortuario.cl, la operación del Valparaíso Terminal de Pasajeros se vio colapsada por momentos debido a que el desembarco mediante tender boats y el traslado de los equipajes a través de remolcadores hizo más lento de lo normal el movimiento de los pasajeros. A lo anterior se sumó el arribo del Norwegian Sun coincidió con la recalada del Amadea a Terminal Cerros de Valparaíso. Ambas naves implicaron el arribo de 5 mil turistas.

 

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: