Ulstein explica desarrollos que permitirán cero emisiones en el futuro

Por Redacción PortalPortuario.cl

@PortalPortuario


Aunque la industria de los cruceros no contribuye en gran medida a las emisiones globales de GEI, con menos de 0,1%, la industria de los cruceros tiene el compromiso de reducir las emisiones y volverse más sostenible. Los cruceros exploran áreas protegidas y vulnerables en todo el mundo, y las compañías de cruceros y sus clientes no desean dañar el medio ambiente que exploran. Se solicitan soluciones de bajas emisiones y mínimo ruido y vibraciones. Por eso, Ulstein presenta un concepto de crucero preparado para una transición gradual hacia operaciones de cero emisiones.

Cada proceso de diseño debe comenzar con una mejor comprensión de las operaciones del buque. Un análisis de las diferentes operaciones que se realizan y cómo impactan en el consumo energético de la embarcación es clave. Esto permite la identificación y evaluación de cómo reducir el consumo de energía, cómo producir la energía y, finalmente, cómo utilizar la energía residual. Al hacer esto, se han implementado algunas medidas en el diseño del barco de cruceros Ulstein CX129, incluidas las líneas de casco optimizadas con X-Bow, luces LED, tecnología de bomba de calor y un sistema de energía residual, y otras se pueden agregar más adelante según se desee.

“Ulstein se compromete a permitir tales operaciones de cruceros sostenibles. Al implementar la tecnología a medida que esté disponible, podemos hacer que las embarcaciones de hoy estén preparadas para las expectativas y requisitos futuros”, comentan desde Ulstein.

Esto ha llevado a la firma a explorar soluciones innovadoras y a proponer una implementación paso a paso de la tecnología para lograr operaciones de cruceros con cero emisiones.

El Ulstein CX129 ha sido desarrollado para funcionar con motores de combustible dual metanol/MGO. Esta tecnología ya está disponible en el mercado. Si se desea, el MGO ya se puede reemplazar con HVO, un biocombustible renovable producido a partir de desechos y residuos de, por ejemplo, la industria alimentaria. Este combustible tiene una combustión más limpia y reducirá significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

El diseño también tiene la flexibilidad para una actualización posterior a hidrógeno, preparando a los operadores de cruceros para un futuro de cero emisiones. Es posible una actualización para transportar portadores de hidrógeno orgánico líquido (LOHC) como combustible, además del espacio reservado para contenedores de hidrógeno, y se pueden instalar celdas de combustible de hidrógeno.

Las operaciones de cruceros de bajas emisiones son posibles hoy en día con la combinación de motores de metanol de combustible dual y sistemas de almacenamiento de energía de batería. “Con una capacidad de batería de 4 MWh, una autonomía total de combustible de 11 mil millas náuticas en MGO/HVO, 3.800 millas náuticas en metanol y con la opción de una futura actualización a 1.200 millas náuticas de autonomía de hidrógeno, una operación de crucero típica puede descarbonizarse. dramáticamente”, dice Lars Ståle Skoge, director comercial de Ulstein Design & Solutions.


Compartir

Translate »